¿Crees que es lo mismo AFRONTAR que ENFRENTAR?

 

 

Desde la metodología Dharma- Propósitos con Sentido acompañamos a las personas para que puedan afrontar las situaciones, que en su vida acontecen sin la necesidad de vivir con la sensación de estar sumergidos en una batalla continuada.

Tal y como la imagen dice: «En toda batalla hay algún bando que pierde» ¿Qué ocurre cuando vivimos en una continua sensación de guerra o batalla? Ponemos toda nuestra energía y nuestro foco en ganarla. En el momento en el que estamos llevando a nuestra mente a la preparación de una lucha, entramos en un estado de alerta: ansiedad elevada y sensación de que lo que viene, o lo que estoy viviendo, puede sobre pasarme y debo «sacar la artillería», planificar mi estrategia y orientarme hacia un resultado.

 

 

Y… ¿Qué ocurre cuando creo que no tengo los recursos (artillería) suficiente?

¿Puedo sacar algo de mi?

El resultado hacia el que me oriento, ¿es real? ¿Depende exclusivamente de mi? 

 

 

Otro patrón mental que se da cuando orientamos nuestra mente a una batalla es entender que la otra parte, ya sea mi pareja, mi familia, amigos, un socio, un jefe… es mi enemigo y va a atacar en cuanto me despiste. Por lo que me preparo para mi defensa. Es lo que llamamos coloquialmente «ir siempre con la escopeta cargada». Lo peor no es que la escopeta esté cargada, es que se dispara.  Y la mayor parte de las personas que viven «disparando» no se sienten satisfechas con el resultado de ese disparo.

 

 

¿Qué se considera una estrategia de afrontamiento en el ámbito de la Psicología?

 

«Esfuerzos cognitivos y conductuales que realizamos para manejar las demandas externas o internas específicas que valoramos como desbordantes o excedentes a los recursos que tenemos» Lazarus y Folkman (1984). A partir de esta, y otras muchas definiciones, se ha podido comprender con más detalle qué es el afrontamiento y, más importante aun, qué estilo de afrontamiento tiene cada persona.

Según los autores anteriormente citados, hay dos tipos de afrontamiento. El centrado en el problema (descrito como todas las conductas que son realizadas para modificar la situación encontrando soluciones factibles al estrés que se siente), y el centrado en la emoción (regulación de las consecuencias de la situación estresante para aminorar el impacto cuando las centradas en la búsqueda de soluciones no dan resultado inmediato. Es decir, Liberación Emocional.)

 

 

Desde nuestra metodología, os dejo una clasificación que os puede ayudar a encontraros en algún estilo de afrontamiento. Algo importante a tener en cuenta: No existe afrontamiento ÚNICAMENTE EMOCIONAL o  ÚNICAMENTE CONDUCTUAL. Es AFRONTAMIENTO cuando se aúnan ambas estrategias. 

Estrategias de afrontamiento centradas en la emoción

  • Evitación: hago como el problema no existe
  • Autolesivas: tapo el problema con alguna otra conducta. (fumar, comer, consumo de drogas…)
  • Negación: justificación continuada de la situación, aun sin encontrarnos bien
  • Sostener: mantenernos en la misma situación para que todo se mantenga como está (en la zona de confort)

 

  • Pausa o distancia: para lograr ver el problema desde otra perspectiva 
  • Autoconocimiento: No sentirnos el problema. Somos parte del problema pero no el problema en sí mismo. 
  • Interpretación: Conocer el para qué del problema y ver qué recursos puedo poner sobre la mesa 
  • Desahogo o Liberación emocional: Llorar, reír, chillar… En definitiva, ¡SENTIR!
  • Gestión de las emociones: gestionamos lo que sentimos y le damos valor

 

Estrategias de afrontamiento centradas en la conducta

  • Conducta agresiva: para intimidar o protegerme de la otra persona o de la situación 
  • Confrontar: realizo acciones de riesgo como discutir, imponer mi punto de vista…
  • Culpar: evadir mi propia responsabilidad en la situación y ser pasivo ante la solución 

 

  • Comunicación/Autohabla: comunicarme conmigo [email protected] de forma positiva y argumentando mis recursos
  • El tiempo como herramienta: planificar, organizar, estudiar la situación y entenderla 
  • Pedir ayuda: una vez tengo la información necesaria, si yo [email protected] no consigo mejorarla PIDO AYUDA
  • Acuerdos de Valor: compartir valores para llegar a acuerdos que me hagan sentir [email protected]

 

 

 

¿Cuántas veces has reaccionado sin aparente motivo?

Cuando reaccionas desde una parte de ti que está enfadada o que entiende que está en una batalla lo realizas de una forma  visceral, por lo que la sensación que le sigue es que «el piloto automático está activado» y salta con cualquier situación en la que nos sintamos indefensos. Esa indefensión es más una sensación que una realidad presente. Sin embargo, esto no es algo fácil de ver o de valorar… está directamente relacionado con la autoimagen de la persona y de la autoestima. Así como, con la experiencia vivida y la capacidad de AFRONTAMIENTO (estilo) que la persona haya desarrollado a lo largo de todo su recorrido.

La capacidad de AFRONTAR cualquiera la puede tener, siempre que se trabaje en esa dirección. Es una estrategia emocional y conductual, que modifica el patrón de pensamiento y, por ende, la orientación de nuestra conducta.

 

 

Cuando estoy luchando contra algo mi prioridad es protegerme. Cuando me protejo en exceso, me paralizo por miedo.

 

 

La solución para dejar de luchar es comenzar a ACEPTAR.  Para comenzar un proceso de aceptación real, como hemos comentado en entradas anteriores, no debemos refugiarnos en la RESIGNACIÓN. Lo que se dice «saltar al vacío», es la forma de aceptación más clara y real que tenemos. Es el momento en el que no sabes qué hay después pero entiendes que lo que te está tocando vivir es para ti. Avanzar, aunque no sepas aún hacia dónde…  es la prioridad para salir del círculo vicioso en el que te encuentras.

Formas de «saltar al vacío» que me he encontrado en consulta:

  • Pedir ayuda a un profesional para ver qué encuentras de ti [email protected]
  • Dejar de hacer algo que creas que te mantiene en una zona cómoda
  • Dejar la relación en la que estás sufriendo
  • Cambiar de trabajo
  • Decidir dedicar tiempo a algo desde la certeza de que te hace feliz, no desde la incertidumbre de qué pasará.
  • Confiar en tu propio proceso y adaptarte a las consecuencias que recibas
  • Cambiar de ciudad

 

En resumen, cuanto más luchas por crear la realidad que consideras «mejor para ti» menos se parece a lo que te hace feliz. Por lo que utilizar como estrategia el AFRONTAMIENTO, en lugar del ENFRENTAMIENTO puede ayudarte a dejar de construir desde el pensamiento y construir desde tu propia esencia.

 

 

Conflictos que trascienden al ámbito legal.

El Afrontamiento también es estrategia de peso en este ámbito. Aunque no estemos tan acostumbrados a verlo desde esta perspectiva. La mayoría de personas, quizás por desconocimiento, entiende el ámbito legal como un centro de conflictos y enfrentamientos. Esto puede llevar a una persona que está viviendo un proceso de estas características a la desesperación y a entender que sus recursos nunca serán suficientes para superar la situación sin altibajos. Ya que la batalla y la lucha genera DESGASTE físico, mental y emocional.

Nuestra mente, en un intento de ayudarnos, nos mantiene [email protected] de este tipo de procesos… porque quizás no son socialmente los más vistosos y exitosos. Sin embargo, si sientes que estás en un proceso de esta guisa, ten en cuenta que: no es ni tan raro, ni tan extraño. Es humano.

«Si te resulta doloroso…

Imagina que te mantienes en ese dolor el resto de tu vida.

Luego,

toma aire,

respira.

Imagina que algún día puedes salir de esa situación que te provoca malestar.

Ahora deja de imaginar.

Los recursos existen, puedes tenerlos a tu alcance con un acompañamiento adecuado.

¿Qué eliges para ti?»

La estrategia emocional en conflictos como: divorcios, custodias, creación o disolución de empresas, apoyo al trabajador, juega un papel imprescindible. Además, un buen afrontamiento implica contar con todos los recursos que me ayuden a seguir caminando. Por eso desde el «Método Ver +. Soluciones para ver más allá» Te podemos acompañar con la colaboración de Abogados especialistas para que tu experiencia en la resolución de conflictos, desde el AFRONTAMIENTO, de los mismos sea integral y efectiva.

 

 

 

 

Sara Berrocal – Psicóloga especialista en Inteligencia Emocional, liderazgo personal y gestión del estrés.